adaptabilidad

Problemas técnicos vs problemas adaptativos.

Los tiempos de crisis son tiempos difíciles, son tiempos de cambio, son tiempos de oportunidades. Los tiempos difíciles podrán ser adversos o no, dependiendo entre otras cosas cómo usted los enfrente. Muchas empresas que logran superar con éxito los tiempos difíciles lo hacen por su capacidad de convertir amenazas y problemas en oportunidades.

Vamos a explicarlo con un ejemplo médico. Si usted va al médico y le diagnostica que su padecimiento es una apendicitis y que se debe operar de inmediato, el médico como líder que enfrenta un problema, ha identificado un problema técnico y probablemente el problema técnico se resolverá con una apendicectomía y asunto zanjado.

Pero si usted va al médico y le diagnostican que usted tiene diabetes, el médico ha identificado un problema que él no puede resolver mediante una intervención quirúrgica, ni mediante una prescripción farmacológica. La solución de ese problema no radica en algo que el médico pueda hacer, sino en que él logre que usted lleve a cabo cambios muy importantes y difíciles en sus hábitos de vida bajo la guía profesional, cambios profundos en su dieta alimenticia, en sus hábitos de bebida, en sus hábitos de ejercicio, en su ritmo de trabajo y descanso. En este caso el problema no es técnico, sino adaptativo, pues requiere cambios importantes en el comportamiento del paciente y el médico enfrenta el reto de estimular al paciente a hacer esos cambios durante el resto de su vida.

 

Problemas adaptativos

Cuando una organización enfrenta tiempos difíciles significa que enfrenta problemas adaptativos

Cuando una organización enfrenta tiempos difíciles significa que enfrenta problemas adaptativos (aunque también tenga problemas técnicos) para poder superar esos tiempos difíciles. Enfrenta el reto de hacer cambios radicales en muchos de los hábitos y prácticas organizacionales. Esto requiere modificaciones profundas en el comportamiento de muchas personas dentro de la organización. En esas circunstancias el líder y todos los miembros de la organización enfrentan un reto adaptativo que se resuelve implementando cambios radicales en el comportamiento de muchos o de todos.

Una de las cosas más complejas de los problemas adaptativos es que a veces no logramos entender que es lo que está pasando ni por qué. La tarea del liderazgo gerencial en períodos de crisis consiste en desarrollar dentro de la organización una nueva cultura, nuevos valores, nuevas normas, nuevas creencias, y especialmente nuevos patrones de comportamiento, que le brinde las herramientas para superar los efectos de la crisis.

Estamos viviendo un momento único y especial, porque la realidad nos está forzando a desarrollar nuevas maneras de hacer negocios. Una de las tareas más difíciles para los líderes en su tarea de cambio es movilizar a la gente en toda la organización a hacer el trabajo adaptativo. Se requiere de un liderazgo ejemplar cuando muchas de nuestras convicciones más profundas son cuestionadas, cuando lo que dio éxito en el pasado es menos relevante, cuando emergen perspectivas legítimas pero opuestas entre sí y cuando la teoría medular del negocio es obsoleta.

Los problemas adaptativos con frecuencia son problemas que no tienen respuestas fáciles. Movilizar a toda una organización a adoptar su comportamiento de manera que pueda salir adelante en un nuevo ambiente competitivo es crítico; pero sin ese cambio cualquier empresa hoy en día fracasaría. Realmente lograr que la gente haga el trabajo adaptativo es la marca diferenciadora del liderazgo en un mundo Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo como el que vivimos.

Cuando una empresa enfrenta retos adaptativos, el centro de responsabilidad para resolver problemas debe trasladarse hacia el personal de la empresa. Las soluciones a los problemas adaptativos no están en la cúpula de la organización, sino en la inteligencia colectiva de los empleados a todos los niveles, que deben interconectarse entre sí como recursos, cruzando fronteras internas, y aprendiendo la manera de encontrar soluciones de manera colaborativa buscando satisfacer las necesidades de los clientes.

El trabajo adaptativo es tensionante para la gente que tiene que enfrentarlo. Tienen que asumir nuevos roles, nuevos valores, nuevas relaciones, nuevo comportamiento y nuevos enfoques en el trabajo. Muchos empleados tienen posturas ambivalentes acerca de los esfuerzos y sacrificios que se requieren de ellos. Con frecuencia quieren que los gerentes de alto nivel les resuelvan sus problemas y cuando eso no ocurre la opción más fácil es establecer un pacto por la mediocridad entre la gerencia superior y el resto de la organización; esta es una tentación especialmente peligrosa cuando existe competencia ya que los pactos por la mediocridad duran poco: o se acaban esos pactos o sucumbe la empresa.

Cuando Churchill le vaticinó al pueblo británico “sangre, sudor y lágrimas” le estaba indicando que el problema no era técnico sino adaptativo, le entendieron y estuvieron a la altura del cambio propuesto. Los problemas adaptativos requieren cambios importantes y dolorosos en el comportamiento de todos los involucrados.

El liderazgo en tiempos de crisis debe fomentar la creación, acumulación y unificación de energía dentro de la organización para obtener la legitimidad y el poder que permita desplazarla hacia el cambio necesario para superar los embates de la crisis…

Algunas ideas fueron tomadas del artículo “liderazgo en tiempos difíciles” autor: Julio Sergio Ramirez.