HISTORIAS: El nuevo arte de comunicar

Historias, anécdotas, cuentos, experiencias… es esa la vida y si la vida es así, porque no habría de serlo, las comunicaciones y el marketing. 

Las comunicaciones y el marketing, no son más que el producto de las relaciones entre las personas y las personas con los productos, y en cada relación que se entabla, se desarrolla una historia. Esas historias, tienen sus protagonistas, tienen su problemática y sus alegrías, que terminan siendo contadas como experiencias que permiten que puedas identificarte o no, con las marcas. 

Todos tenemos un producto o una marca favorita y es favorita, porque hemos establecido una relación con la misma, relación que va más allá del beneficio per sé que puede ofrecer. Hay una vinculación emocional, que nos identifica y nos hace cercana a ella. 

Son muchas las marcas que generan emociones, que constituyen una cultura y una forma de vida, con comunidades abiertamente creadas, como por ejemplo Toyota y Harley Davidson. La pasión por estas, inclusive, pasa de generación en generación. 

Hoy en día la tendencia en las comunicaciones, está en contar esas historias. Los llaman story telling y son simples experiencias de relación de las personas con las marcas o con organizaciones, que facilitan el entendimiento de los beneficios que pueden ofrecer, porque la conexión que se logra es a través de las emociones y no de la razón. Te conectan con el corazón, con los valores, con la forma de ver la vida y vivirla. 

Los story telling se han convertido en el arte de comunicar, contando historias. Se trata de plantear un argumento o una situación, donde presentes a sus protagonistas, manteniendo una estructura de inicio, desarrollo y final, que sea fácil de recordar y que refleje la personalidad de la marca. 

Los mismos, deben revelar algo personal, generar curiosidad, contar con una buena narrativa, que motive las conversaciones con la audiencia. 

Son muchos los formatos que pueden aplicarse, desde anécdotas, historias de la empresa, historias con valores, inclusive contenido generado por la propia audiencia, pero lo que nunca se puede perder de vista, es que siempre deben Inspirar


Escrito por: Carolina Páez-Pumar – Rabano.dulce@gmail.com