Hablemos de estrategia digital…

Antes de sumergirnos en el mundo de estrategia digital es bueno aclarar lo que entendemos por estrategia empresarial: “es la dinámica que se genera de la relación de la empresa con su entorno, y de las acciones que se llevan a cabo para alcanzar sus objetivos y metas, mediante el uso racional de los recursos”.

A partir de esta definición podemos identificar tres tipos de estrategias empresariales: las estrategias corporativas, las estrategias competitivas y las estrategias funcionales.

Sobre la base conceptual de estos tres tipos de estrategias empresariales podemos dar un paso más en descubrir de qué se trata el mundo de la estrategia digital.

Aceptamos y entendemos que la estrategia digital es: “la creación de valor y la generación de nuevos modos de competir a través del uso de tecnologías digitales en las distintas áreas de la organización”. La mayoría de las empresas a lo largo de sus historias se han focalizado en la adquisición de tecnología, sin saber abordarla de manera estratégica y sistémica.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de conceptualizar una estrategia digital:

  1. Repensar el modelo de negocio de su organización. La tecnología impacta tan fuerte en los procesos de una organización que no se puede pensar aisladamente en cómo cambiaría un solo proceso, sino que hay que repensar todo el negocio a partir de la tecnología. 
  2. Las empresas que han llegado a la madurez digital han sabido gestionar y retener el talento con las competencias necesarias para el manejo del negocio digital. Han adaptado su modelo de negocio a la evolución digital y han incorporado una particular manera de gestionar su organización de forma ágil y flexible. 
  3. Para alcanzar la madurez digital se debe promover una cultura que favorezca la asunción de riesgo en todos los niveles de la organización; la colaboración entre personas con perfiles funcionales diferentes; y por último promover la innovación y la búsqueda constante de nuevas maneras de hacer las cosas con la tecnología disponible. El permitir equivocarse debe ser un nuevo componente del ADN organizacional. 
  4. La dirección de la empresa debe estar convencida y comprometida con el cambio. 

La transformación digital gira entorno a tres ejes, el marketing, la eficiencia y la innovación. 

  • El Marketing.Busca mejorar la relación con los clientes a través de ampliar las plataformas y canales digitales. La mayoría de las empresas están haciendo esto. 
  • La Eficiencia.Mejorar la eficiencia interna de las compañías mediante la generación de importantes optimizaciones de costos al digitalizar procesos. Algunas empresas están explotando este eje.
  • La Innovación.La creación de nuevos negocios usando la tecnología disponible genera nuevas oportunidades comerciales. Muy pocas empresas explotan este eje; aquí es donde están las mayores oportunidades para potenciar exponencialmente nuestra empresa. 

Las capacidades internas de IT de las corporaciones son el talón de Aquiles de las grandes industrias. La revolución digital viene a romper todos los paradigmas que conocemos y sobre los cuales se construyeron las infraestructuras de IT. 

  • Análisis de la experiencia. Qué experiencia tecnológica tiene la empresa. A partir de este punto tenemos que definir nuestra necesidad de talento y de sus competencias.
  • Análisis de las estructuras de datos. La clave de la digitalización radica en el manejo de los datos. Tenemos que auditar nuestra capacidad de almacenar, procesar y analizar datos para extraer información de valor para la toma de decisiones del negocio. 
  • Análisis de implicación tecnológica. Al igual que necesitamos la implicación de la personas de negocio, también necesitamos la implicación del equipo de tecnología. El equipo de tecnología debe compenetrarse con el equipo comercial y aprender a generar valor para el cliente. 
  • Análisis de los objetivos del negocio. Tenemos que fijar los objetivos del negocio de manera conjunta entre los equipos comerciales y de IT.
  • Análisis de los procesos de negocio. Identificar qué procesos se ven afectados por la intervención tecnológica. ¿Cómo impactan en la experiencia del cliente?
  • Análisis de beneficios. Hay que definir con antelación los beneficios esperados con la incorporación de la tecnología. Se deben definir tanto los tangibles, como ahorros de tiempo y coste, como los intangibles, como mayor presencia digital. 

El cliente debe ser el centro de la estrategia digital. Todo lo que hagamos tiene que conectar con el nuevo cliente digital. La agilidad y la flexibilidad son los nuevos paradigmas, y las empresas deben aprender a organizarse de manera diferente para poder enfrentar estos desafíos. 

Los colaboradores son el soporte de la transformación digital, por ello las unidades de talento deberán reinventarse para abordar el proceso de trasformación digital desde las personas de su organización. Su mayor reto será identificar y retener los talentos con que cuenta la empresa y crear las condiciones para atraer los recursos con las competencias que complementen su equipo y quieran ser parte de éste.

La nueva visión de RRHH debe ser capaz de atraer el mejor talento, aumentar la importancia del empleado (employer branding) y lograr el compromiso de los colaboradores. Debe aprender a identificar las nuevas competencias digitales derivadas del uso de las nuevas tecnologías, y garantizar su formación permanente. Debe ser capaz de adaptar la mayor cantidad de procesos de gestión de personas a las nuevas posibilidades, nuevos esquemas de medición del desempeño y nuevas maneras de retribuir al equipo. El talento digital es clave para abordar el proceso de transformación:

Talento digital = actitud digital + conocimiento digital + organización digital


Este resumen fue escrito por Alberto Cortés, socio fundador de VICA Consulting SC. La información del mismo fue tomada del texto:Liderando la transformación digital en las organizaciones. 5ta edición. Miríadax